LA FALA/A FALA

LA FALA/A FALA

Entre los fines que pretende esta asociación, como así queda redactado en su Artículo 3; figura el que textualmente dice como sigue: Proteger, promocionar, conservar, comunicar, valorar y rentabilizar el patrimonio cultural de la Comarca, tanto lingüístico (A Fala) como arquitectónico, folklórico, paisajístico, antropológico y gastronómico.

Es de todos conocidos que nuestra comarca atesora un muy variado y rico patrimonio, que a nosotros, los serragatinos nos corresponde proteger en primer lugar, motivando y exigiendo con nuestro interés y empeño a nuestras administraciones, para que activen todos los protocolos y normas vigentes sobre el particular, de manera que cuanto tomamos prestado de nuestros mayores lo dejemos en herencia a nuestros hijos y nietos, lo menos deturpado posible, limpio de impurezas y lustroso para nuestra propia honra, para la de aquellos que nos sucedan y para la de cuantos deseen compartirlo y disfrutarlo con nosotros.

De entre todo este patrimonio cultural de que gozamos y sin desmerecer al resto, el cual dispone su propio espacio en otras secciones de la revista, hemos considerado oportuno crear ésta, dedicada exclusivamente a a fala, por tratarse del primer patrimonio intangible del que gozamos los extremeños, declarado Bien de Interés Cultural.

Los primeros estudios sobre a fala aparecen a finales del siglo XIX, continuando durante todo el pasado siglo, existiendo en la actualidad una gran profusión, dispersos fundamentalmente entre las bibliotecas de las facultades de filología de las distintas universidades que han tratado el tema, tanto de España como del extranjero. No obstante, para el público en general no se comienza a tener conciencia de la verdadera importancia de este bien hasta la última decena del siglo pasado; durante el cual, tras una aparición de un valverdeño en el programa Un sitio distinto, de la televisión gallega; la Universidad de Vigo, capitaneada por el profesor don Xosé-Henrique Costas González, llevó a cabo el redescubrimiento de a fala al gran público en general, siendo por otro lado el motor de la creación de la actualmente extinta asociación Fala i Cultura do Val do río Ellas, cuyo presidente, el mañego don Domingo Frade Gaspar, llegó a ser nombrado miembro de la Real Academia Gallega de la Lengua y lo más importante para todos; el interés despertado hasta culminar en la creación de la asociación; trajo consigo; en primer lugar, que los entonces alcaldes de los tres pueblos donde se atesora a fala fuesen capaces de sentarse juntos para firmar un manifiesto el día 3 de agosto de 1992, que trasladaron a sus respectivos ayuntamientos, siendo ratificado en sus correspondientes sesiones plenarias.

En aquel manifiesto, entre otros objetivos declaraban:

  1. a) la intención cultural de defender, apoyar y desarrollar estudios sobre la fala que se llevarían a cabo en los tres pueblos.
  2. b) institucionalizar el día 3 de agosto como “DIA DA NOSSA FALA”.
  3. c) Reclamaban el respeto y ayuda que tanto la Constitución como el Estatuto de Autonomía de Extremadura contienen sobre la defensa del patrimonio cultural de los pueblos.

El transcurrir del tiempo nos enseña cómo las personas gozamos de muy mala memoria, si bien, al menos con el manifiesto y la constancia de aquellos alcaldes, se consiguió que la Junta de Extremadura, mediante Decreto 45/2001, de 20 de marzo, declarara a A Fala Bien de Interés Cultural.

Desde la publicación de esta declaración institucional hasta nuestros días poco más se ha avanzado. Leánse los sucesivos informes del Consejo de Europa relativo al cumplimiento por parte de España de sus obligaciones para con la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias, cuya ratificación fue suscrita por España en 5 de noviembre de 1992. Véase igualmente la vaga referencia que nuestro Estatuto de Autonomía en el que únicamente se menciona la protección de las modalidades lingüísticas propias.

A todo esto, hemos de tener presente que en mayo de 2015 se publicó en el boletín oficial del Estado la Ley 10 para salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial.

Fijaos, contamos con una baraja de posibilidades para conseguir que nuestras instituciones se vuelquen y trabajen verdaderamente por lo que nos pertenece, con el fin de que pase en herencia a los nuestros lustroso, sin remiendos, sin retales bárbaros, sin basura y no hacemos más que pisarnos la manguera con la que queremos apagar el fuego.

Desde esta óptica, desde la que nada de lo que se pueda conseguir se llevará a cabo si nosotros no somos los primeros en soñarlo y en luchar por ello de forma unida, con nuestros debates, sí, con nuestras diferencias en cómo queremos cada uno a nuestra madre, pero todos a una unidos para que no agonice; el equipo que hoy os anuncia la existencia de esta sección, os anima a que aportéis vuestras iniciativas, como falantes, neofalantes, amigos o amantes de a fala, en nombre de asociaciones culturales, o de  grupos de investigación, o como profesionales, como filólogos, como lingüistas…; como estudiantes y/o estudiosos de a fala. Todos tenéis aquí vuestra sección para escribir de, para o en fala.

Comunicamos que al no existir una norma consensuada de escritura para a fala, este Consejo de redacción admitirá los trabajos en la forma en que vengan escritos y únicamente se modificará aquello que consideremos que se trata de una errata.

Igualmente advertimos que el Consejo de Redacción rechazará todos los trabajos en los que se viertan contenidos descalificatorios o cuando se pretenda lesionar la imagen o reputación de la persona, la diversidad cultural, etc…

Dicho todo lo anterior os animamos a que nos enviéis vuestros artículos, relatos, noticias de actividades, propuestas y estudios;  guiados por el interés de que este patrimonio inmaterial siga luciendo en la Sierra de Gata con la misma intensidad y fuerza con la que lo recibimos de nuestros mayores a quienes desde aquí queremos rendirles todo nuestro más sincero aprecio.

É de bem naciu, sel agradeciu.

 

Consejo de Redacción de la revista Somos Sierra de Gata.